Todos cometemos errores. Ellos son inevitables y hacen parte del proceso de aprendizaje. No les deberíamos tener miedo, y aunque el objetivo final al aprender un idioma sea la fluencia, hasta que se pueda llegar a ella los errores serán una parte muy importante del viaje. Sin embargo, nos podemos sentir avergonzados cuando usamos mal una palabra o un tiempo verbal pero debemos tener en mente que el error irá potenciar nuestro conocimiento. No cometer errores significa no probar, no hablar, no asumir el riesgo y sin cualquiera uno de esos no podemos evolucionar.

¿Por qué tenemos tanto miedo a cometer errores?

Desde nuestros días de escuela, la mayoría de nosotros ha aprendido que los errores son malos y deben ser evitados a toda costa. Muchos niños aprenden a sentirse avergonzados de hacer las cosas mal y llevan este miedo con ellos en su vida adulta. A nadie le gustaba irse a casa con los cuadernos llenos de cruzes rojas. Es un acto humano interpretar así las situaciones; si tenemos todo bien, somos buenos y nos sentimos bien con nosotros mismo, pero si hemos cometido errores, sentimos que no somos buenos y nos sentimos avergonzados.

Es por esto que aprender um idioma pude ser uma causa de ansiedade para un adulto. Tenemos la tendencia a ir por cosas donde la probabilidad de cometer errores sea menor y por eso nos abstenemos de probar por el miedo a equivocarse.

Un estudio ha comprobado que, un grupo que ponga a prueba lo que ha aprendido recuerda 21% más lo que ha aprendido que un grupo que simplemente ha leído la misma información muchas veces. Lo más sorprendente es que la gente no se da cuenta de lo mucho que está aprendiendo de sus errores. Los estudios demuestran que las personas que aprendieron leyendo la información varias veces se sintieron más seguras acerca de su conocimiento, en comparación con las personas que fueron probadas en lo que habían aprendido. Esto nos lleva a una paradoja: evitas cometer errores y te siente más confiante pero tu performance es peor o te pones en una situación de riesgo, te sientes menos confiante pero acabarás aprendiendo más.

La única forma de no cometer errores es nunca usar el idioma que estás aprendiendo, pero entonces, ¿por qué aprenderlo? Los errores demuestran tu esfuerzo por aprender y evolucionar todos los días. Lo divertido de aprender un idioma es poder usarlo para comunicar con personas con las cuales no podrías comunicar de otra forma. No dejes que el miedo a equivocarte te robe de eso, porque es de las mejores sensaciones que uno puede tener. 🙂