Como siempre venimos predicando, hablar otro idioma tiene miles de ventajas, una de ellas siendo que hace con que la estructura de tu cerebro cambie definitivamente. Es por esto que las personas bilingües son más creativas, analíticas y tienen un mayor rango de atención.

Como sabemos, las empresas prosperan con la diversidad de ideas creadas por una fuerza de trabajo multicultural. Es por eso que la conciencia multicultural es una soft skill muy importante tanto en el trabajo como en la vida, y va más allá de la cultura de la oficina y de los beneficios económicos; según una reciente encuesta del The Economist, el 67% de las compañías internacionales dicen que la naturaleza multicultural de sus equipos potencia su innovación.

Se señala en ese artículo que hay más que sensibilidad cultural en juego en estas relaciones de trabajo. Según un pensamiento llamado determinismo lingüístico, se sugiere que nuestra lengua materna afecta a la forma cómo vemos el mundo. Esto implicaría que personas de diferentes orígenes lingüísticos piensan, se comportan y se comunican de diferentes maneras. Un hablante alemán, por ejemplo, podría interpretar un problema de manera diferente que un hablante francés, simplemente debido a asociaciones subconscientes.

Las observaciones de los equipos de trabajo multilingües muestran que los grupos con integrantes de lenguas mixtas tienen una propensión a encontrar soluciones innovadoras para problemas prácticos. Esto se debe a que utilizan una variedad de estrategias de comunicación de manera flexible y dinámica. Cuando hablantes de diferentes orígenes lingüísticos trabajan juntos usando un lenguaje común, se basan en conceptos subconscientes que se encuentran por debajo de la superficie del lenguaje en el que conversan.

Estas observaciones muestran que las personas bilingües pueden tener atributos altamente valorados en cuanto empleados: pensamiento analítico, capacidade de conceptualización, memória de trabajo y destreza. Son incluso mejores tomadores de decisiones, porque pensar en una lengua no nativa interpone distancia entre emociones y recuerdos, permitiendo conclusiones más racionales que impulsivas. Es esto que hace con que sean mejores empleados pues son dueños de características esenciales en la gestión compleja y resolución de problemas.

El lenguaje es una parte crucial de la vida, pero hasta ahora la economía no lo había contemplado más que como una herramienta. Formar un equipo multilingüe es como tener diferentes herramientas cognitivas en un kit; cuanto mayor sea la diversidad en su conjunto, más podremos lograr. Esta es otra razón más por qué las empresas deben invertir en un grupo de talento diverso. 🙂